3. CIELO.

Ese día me quise levantar,
y quise caminar sin rumbo fijo,
me levanté y sin leer acertijo,
caminé sin de mi hado sospechar.


Ese día era un estar y no estar,
y vagué en la noche cual pródigo hijo,
de repente a mis ojos tu escondrijo,
hízome llegar a ti sin dudar.


Y en esos entonces casi no hablabas,
y a poco estuve de irme de tu lado,
pues supuse que mi ser no deseabas.


Pero tu mirada me ató a tu lado,
pues me dio lo que desde siempre oteaba,
y eso era amor puro, no disfrazado.


AÑO DE CREACIÓN: 2010.
AUTOR: Mariano Reyes.