1. BESTIA SALVAJE.

Y la bestia merodeó por el bosque,
al acecho de presas y más presas,
en sus ojos fiereza y más fiereza,
que disfrazar no podía mi enfoque.


Dábale a su víctima fin, de un toque,
tragábala en segundos, sin pereza,
aun llena no paraba, qué bajeza,
y disimulaba bien sus achaques.


Pero por más feroz y desalmada,
que la inmunda bestia sin nombre fuera,
no era ella quien de manera porfiada,


buscaba a sus presas en las praderas,
eran ellas que con burlesca oteada,
excitaban su infamia carnicera.



AÑO DE CREACIÓN: 2010.
AUTOR: Mariano Reyes.